¿Ataque de pánico o Angustia?

Compartir

“La angustia es ese corte (…) que se abre y deja aparecer lo que ahora entenderán ustedes mejor, lo inesperado, la visita, la noticia..” (LACAN 1962, 87)
Sabemos que es todo un trabajo la enunciación del padecimiento en el encuentro con un analista. En ese trabajo el paciente intentará encontrarle un sentido a eso que le pasa, a ese sinsentido que irrumpe. Eso que puede llamarse lo más íntimo del sujeto irrumpe, demostrando qué sucede cuando en el marco significante aparece lo más cercano, lo que Lacan llama heim, es decir el huésped en su dimensión más extraña. Esa dimensión de lo extraño hace que el sujeto vacile en cuanto a las respuestas que hasta ese momento había encontrado. Entendiendo esto también como la caída de una escena psíquica, la cual implica la suspensión de cierto saber, de cierta respuesta anticipada. Esa escena es la dimensión de la historia, y allí es donde el sujeto ha encontrado algunos significantes. El analista como intérprete no es ingenuo, es lector de un hecho de discurso constituido por la consulta en el momento de lo que podemos nombrar como urgencia subjetiva. Para ello será importante y necesario instalar un tiempo de comprender, donde la operación analítica, permita la apertura del Inconsciente, reanudando así el tiempo donde el sujeto pueda representarse. Para lograrlo será necesario alojar ese sufrimiento, abrir un paréntesis, un tiempo que permita luego al paciente construir su propio texto y localizarlo en las coordenadas de la transferencia. Allí será posible para el sujeto reubicar eso que le pasa como algo que no le es ajeno, y podrá darle una nueva significación a sus síntomas.
El surgimiento de angustia es la señal de la ruptura de un orden que funcionaba para el sujeto hasta ese momento. Eso que irrumpe, rompe la cadena de significación que sostenía al sujeto hasta ese instante. El sujeto se ve confrontado con algo que no puede evitar, algo que lo requiere y que no sabe que es. Este no saber que quiere el Otro se corresponde con no saber quién soy, se vuelve enigmático para sí mismo. Esa presencia de lo enigmático fuera de toda significación es la que produce angustia. Es un enigma de saber., es la pérdida de puntos de referencia y esa es una dimensión de la angustia.
Es la intencionalidad del significante, cuanto menos sabe que quiere decir, más eso quiere decir algo. En este punto podemos agregar que, como dice Lacan, la angustia no engaña, porque tiene relación con el deseo del Otro, no se sabe qué se es en el deseo del Otro. Esto se corresponde con el encuentro con lo traumático original, estructural del sujeto. Entendiendo trauma como aquello imposible de simbolizar, como ese encuentro con un real fuera de todo sentido que produce una ruptura en la homeostasis. En la angustia, no hay red. ¿Qué quiere decir esto? Que no hay significantes, porque la red son los significantes. La angustia introduce por un lado, la certeza de lo insoportable y por otro una indeterminación, “no sé qué es”, “no sé quién soy”, y no tener la referencias para responder a esa pregunta.
En cuanto a la época, y los llamados nuevos síntomas, podemos pensar que en los “ataques de pánico” la angustia puede hacernos perder la certeza del propio cuerpo. Según Eric Laurent: “Hay una certeza en el ataque de pánico, la certeza de que precisamente el mundo se pierde. Hay una presencia en el mundo, con el mundo, que ningún funcionamiento del cuerpo puede acotar. Los ataques de pánico- significante moderno-es de la clínica de la nueva mirada del DSM “. Este significante según E. Laurent, enriqueció la clínica de la angustia designando precisamente el carácter errático de estos ataques fuera de un sistema de representación. Dirá E. Laurent “tener la idea de que hay algo que no tiene representación pero que se presenta”.
El análisis es la búsqueda de una certeza, aún en forma hipotética, y la misma transferencia es la que restituye al sujeto una zona de certeza. El análisis hace trabajar la incertidumbre pero en el marco de una certeza que atañe al síntoma como modalidad de goce, en tanto puede ser tramitado por el sujeto en la experiencia.

Lic.Marina Troilo

error: Content is protected !!